<pre>Los científicos recomiendan estas 4 'armas' en nuestra guerra contra el cambio climático

En 1896 El científico sueco Svante Arrhenius exploró si las temperaturas de la Tierra estaban influenciadas por la presencia de gases absorbentes de calor en la atmósfera. Calculó que si las concentraciones de dióxido de carbono se duplicaran, las temperaturas globales aumentarían en 5 ° C, incluso más en los polos.

Poco más de un siglo después, el mundo está en camino de cumplir la predicción de Arrhenius. Si continuamos en la trayectoria actual, la Tierra se calentará a 4.8° C por encima de los tiempos preindustriales para 2100.

Somos un grupo de expertos en física, geología, educación científica, arrecifes de coral y ciencia del sistema climático. Creemos que la falta de progreso de los gobiernos en la reducción de las emisiones globales significa que ahora se necesitan urgentemente soluciones audaces.

Debemos luchar contra el cambio climático como si fuera la Tercera Guerra Mundial, y luchar en muchos frentes. Aquí examinamos cuatro de ellos.

1. Plantar a lote mas arboles

La plantación de árboles tiene un enorme potencial para hacer frente a la crisis climática. Investigación reciente calculó que en todo el mundo podrían existir 900 millones de hectáreas de cobertura arbórea adicional fuera de los bosques, tierras agrícolas y áreas urbanas ya establecidas, suficiente para almacenar el 25 por ciento de la reserva de carbono atmosférico actual. Los bosques actúan para aumentar las nubes y las precipitaciones y reducir las temperaturas.

La gran visión de la Enlace Gondwana El proyecto en Australia Occidental es un ejemplo de lo que se puede hacer. Está reconectando ecosistemas fragmentados para crear un corredor continuo de matorrales de 1,000 kilómetros.

La tala a gran escala debe cesar y se debe implementar un programa masivo de plantación de árboles en todos áreas posibles. Dicho programa brindaría enormes oportunidades de empleo a las pequeñas empresas. Requiere incentivos y asociaciones que podrían financiarse mediante impuestos sobre las emisiones de carbono.

Puede ser necesaria la desalinización con energía renovable en algunos lugares para proporcionar el agua necesaria para establecer bosques en condiciones de sequía. Esto se combina con una nueva tecnología importante: la mineralización de carbono.

2. Convertir el dióxido de carbono en roca

La mineralización de carbono implica convertir el dióxido de carbono en minerales de carbonato emulando la forma en que las conchas marinas y la piedra caliza se hacen de forma natural.

Muchas técnicas han sido investigados y propuestos. Estos incluyen la captura de dióxido de carbono de plantas industriales y burbujearlo a través de salmuera de plantas de desalinización, o capturarlo de relaves de mina de níquel usando bacterias.

Se pueden capturar enormes cantidades de CO2 de esta manera, creando materiales de construcción útiles como subproductos.

Las plantas de demostración ahora deberían probarse en Australia, con miras a una rápida ampliación a la comercialización.

3. Hacer la superficie de la Tierra más reflectante

La gestión de la radiación solar describe técnicas para reflejar la energía solar (luz solar) de vuelta al espacio, y así contrarrestar el calentamiento planetario.

Cambiar la reflectividad de las superficies, como por pintando un techo oscuro blanco, reduce enormemente el calor absorbido y podría enfriar las ciudades. En escalas más grandes podemos desempolvar carreteras de asfalto con caliza, retener el rastrojo pálido en las granjas durante el verano y plantar cultivos más pálidos.

Los estudios sugieren Las superficies terrestres más claras tienen un buen potencial para enfriarse a escala regional, y puede temperaturas extremas más bajas de hasta 3 ° C.

Tales métodos también reducir indirectamente las emisiones de gases de efecto invernadero reduciendo el uso de aire acondicionado.

4. Reimagine el transporte

Los mecanismos económicos son esenciales para acelerar la transición a las energías renovables, el almacenamiento de energía y el transporte sin emisiones.

La industria naviera internacional emitió alrededor de 800 megatoneladas de dióxido de carbono en 2015, y esta cifra es se espera que se duplique a mediados de siglo.

Para todos los buques que no funcionan con energía renovable, la investigación sugiere que los límites de velocidad podrían reducirse en un 20 por ciento para reducir el uso de combustible. Australia podría liderar el mundo al escalar los cargos de atraque de acuerdo con las velocidades de los buques monitoreados por satélite.

Australia también debe seguir el ejemplo de Noruega, que ofrece generosos incentivos financieros para alentar a los vehículos de cero emisiones (que funcionan con hidrógeno o electricidad). Estos incluyen la exención del impuesto a las ventas y el estacionamiento gratuito en algunos lugares. Y funcionó: casi el 60 por ciento de los autos nuevos vendidos en Noruega en marzo de 2019 fueron reportados totalmente electrico.

¿A dónde sigue?

La lista anterior no es exhaustiva. Oferta de Australia vender la reducción de emisiones al mundo ya que el hidrógeno y la electricidad renovables deberían acelerarse masivamente y expandirse a la escala de Misión de Apolo carrera a la luna.

Debemos reducir las emisiones de la agricultura y restablecer los reservorios de carbono en el suelo que se pierden a través de la agricultura moderna. También sugerimos una respuesta militar importante a los incendios forestales, incluida una flota aérea de bombardeo de agua y campos de aviación dentro de las dos horas de cada ubicación de riesgo de incendio.

Finalmente, la guerra exige una sede central que proporcione liderazgo, información y coordinación, tal vez una versión muy ampliada de la Oficina de Invernaderos establecida bajo el gobierno de la Coalición Howard en 1998 (pero luego se fusionó con otro departamento del gobierno). La oficina debe proporcionar, entre otras cosas, información sobre el costo climático de cada artículo que usamos, tanto para ayudar a la elección del consumidor como para gravar los productos perjudiciales para el clima.

Algunas tecnologías pueden resultar demasiado costosas, demasiado riesgosas o demasiado lentas de implementar. Todos requieren un gobierno cuidadoso, liderazgo y compromiso público para garantizar el respaldo de la comunidad.

Pero a medida que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero continúan creciendo, los gobiernos deben desplegar todas las armas disponibles, no solo para ganar la guerra, sino para evitar el terrible costo social de la desesperación.

El informe completo en el que se basa este artículo está disponible. aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí