New Scientist Default Image

Por Clare Wilson

Ha sido una gran alarma por la noticia de que un ensayo de una vacuna candidata para el coronavirus, de la Universidad de Oxford y la firma farmacéutica AstraZeneca, tuvo que ser suspendido después de que un participante desarrolló síntomas neurológicos extraños.

Puede parecer un motivo de preocupación, pero, de hecho, muestra que la investigación y el desarrollo de esta vacuna avanza exactamente como debería. También destaca el peligro de pasar por alto la etapa normal de grandes ensayos de seguridad, como parecen estar haciendo Rusia y China con sus vacunas.

Todavía no conocemos el …

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí