Las burbujas y máscaras sociales dependen más de la situación en términos de efectividad - ScienceDaily

Los profesores de la Universidad Simon Fraser Paul Tupper y Caroline Colijn han descubierto que el distanciamiento físico es universalmente eficaz para reducir la propagación del COVID-19, mientras que las burbujas sociales y las máscaras dependen más de la situación.

Los investigadores desarrollaron un modelo para probar la eficacia de medidas como el distanciamiento físico, las máscaras o las burbujas sociales cuando se utilizan en diversos entornos.

Su artículo fue publicado el 19 de noviembre en la revista procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América (PNAS).

Introducen el concepto de “evento R”, que es el número esperado de personas que se infectan con COVID-19 de un individuo en un evento.

Tupper y Colijn analizan factores como la intensidad de transmisión, la duración de la exposición, la proximidad de los individuos y el grado de mezcla; luego examinan qué métodos son más eficaces para prevenir la transmisión en cada circunstancia.

Los investigadores incorporaron datos de informes de brotes en una variedad de eventos, como fiestas, comidas, clubes nocturnos, transporte público y restaurantes. Los investigadores dicen que las posibilidades de que una persona se infecte con COVID-19 dependen en gran medida de la tasa de transmisión y la duración, es decir, la cantidad de tiempo que pasa en un entorno particular.

Los eventos se clasificaron como saturantes (alta probabilidad de transmisión) o lineales (baja probabilidad de transmisión). Ejemplos de entornos de alta transmisión incluyen bares, clubes nocturnos y lugares de trabajo abarrotados, mientras que los entornos de baja transmisión incluyen transporte público con máscaras, distanciamiento en restaurantes y actividades al aire libre.

El modelo sugiere que el distanciamiento físico fue efectivo para reducir la transmisión de COVID-19 en todos los entornos, pero la efectividad de las burbujas sociales depende de si las posibilidades de transmisión son altas o bajas.

En entornos donde hay mezcla y la probabilidad de transmisión es alta, como lugares de trabajo cerrados abarrotados, bares y clubes nocturnos y escuelas secundarias, tener burbujas sociales estrictas puede ayudar a reducir la propagación del COVID-19.

Los investigadores encontraron que las burbujas sociales son menos efectivas en entornos de baja transmisión o en actividades donde se mezclan, como participar en actividades al aire libre, trabajar en oficinas separadas o viajar en transporte público con máscaras.

Señalan que las máscaras y otras barreras físicas pueden ser menos efectivas en entornos saturados y de alta transmisión (fiestas, coros, cocinas de restaurantes, oficinas abarrotadas, clubes nocturnos y bares) porque incluso si las máscaras reducen a la mitad las tasas de transmisión, es posible que no tengan mucho impacto en la transmisión. probabilidad (y así sucesivamente el número de infecciones).

El nuevo coronavirus es relativamente nuevo, pero la ciencia continúa evolucionando y aumentando nuestro conocimiento sobre cómo tratar y prevenir eficazmente este virus altamente contagioso. Todavía hay mucho que no sabemos y muchas áreas que requieren más estudio.

“Sería genial comenzar a recopilar información de exposiciones y brotes: el número de asistentes, la cantidad de mezcla, los niveles de hacinamiento, el nivel de ruido y la duración del evento”, dice Colijn, quien ocupa una cátedra de investigación de Canadá en Matemáticas para la evolución, la infección y la salud pública.

Fuente de la historia:

Materiales proporcionado por Universidad Simon Fraser. Nota: el contenido puede editarse por estilo y longitud.

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí