Esta es la segunda vez que los astrónomos han observado un exoplaneta sin nubes

Astrónomos en el Centro de Astrofísica | Harvard y Smithsonian han detectado el primer planeta similar a Júpiter sin nubes ni neblina en su atmósfera observable. Los hallazgos fueron publicados este mes en el Cartas de revistas astrofísicas.

Nombrado WASP-62b, el gigante gaseoso fue detectado por primera vez en 2012 a través de la encuesta Sur de Búsqueda de Planetas Gran Angular (WASP). Su atmósfera, sin embargo, nunca se había estudiado de cerca hasta ahora.

“Para mi tesis, he estado trabajando en la caracterización de exoplanetas”, dice Munazza Alam, estudiante de posgrado en el Centro de Astrofísica que dirigió el estudio. “Tomo planetas descubiertos y les doy seguimiento para caracterizar sus atmósferas”.

Conocido como un “Júpiter caliente”, WASP-62b está a 575 años luz de distancia y aproximadamente la mitad de la masa de Júpiter de nuestro sistema solar. Sin embargo, a diferencia de nuestro Júpiter, que tarda casi 12 años en orbitar el sol, WASP-62b completa una rotación alrededor de su estrella en solo cuatro días y medio. Esta proximidad a la estrella la hace extremadamente caliente, de ahí el nombre de “Júpiter caliente”.

Usando el telescopio espacial Hubble, Alam registró datos y observaciones del planeta usando espectroscopía, el estudio de la radiación electromagnética para ayudar a detectar elementos químicos. Alam monitoreó específicamente a WASP-62b mientras se desplazaba frente a su estrella anfitriona tres veces, haciendo observaciones de luz visible, que pueden detectar la presencia de sodio y potasio en la atmósfera de un planeta.

“Admito que al principio no estaba muy entusiasmado con este planeta”, dice Alam. “Pero una vez que comencé a mirar los datos, me emocioné”.

Si bien no hubo evidencia de potasio, la presencia de sodio fue sorprendentemente clara. El equipo pudo ver las líneas de absorción de sodio completas en sus datos, o su huella digital completa. Las nubes o la neblina en la atmósfera oscurecerían la firma completa del sodio, explica Alam, y los astrónomos generalmente solo pueden distinguir pequeños indicios de su presencia.

“Esta es una prueba contundente de que estamos viendo una atmósfera clara”, dice.

Los planetas sin nubes son extremadamente raros; Los astrónomos estiman que menos del 7 por ciento de los exoplanetas tienen atmósferas claras, según una investigación reciente. Por ejemplo, el primer y único exoplaneta conocido con una atmósfera clara se descubrió en 2018. Llamado WASP-96b, está clasificado como un Saturno caliente.

Los astrónomos creen que estudiar exoplanetas con atmósferas despejadas puede conducir a una mejor comprensión de cómo se formaron. Su rareza “sugiere que algo más está sucediendo o que se formaron de una manera diferente a la mayoría de los planetas”, dice Alam. Las atmósferas claras también facilitan el estudio de la composición química de los planetas, lo que puede ayudar a identificar de qué está hecho un planeta.

Con el lanzamiento del telescopio espacial James Webb a finales de este año, el equipo espera tener nuevas oportunidades para estudiar y comprender mejor WASP-62b. Las tecnologías mejoradas del telescopio, como una mayor resolución y mejor precisión, deberían ayudarlos a sondear la atmósfera aún más cerca para buscar la presencia de más elementos, como el silicio.

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí