Pervertido y absurdo: la primera obra de teatro escrita por IA no es Shakespeare, pero tiene sus momentos | Ciencias

ANDRZEJ WOJCICKI / BIBLIOTECA DE FOTOS DE CIENCIA / Getty Images

Por Sofía Moutinho

Hace cien años, una obra del autor checo Karel Čapek introdujo la palabra “robot”, contando la historia de trabajadores de fábricas artificiales diseñados para servir a los humanos. Ahora, en un giro metanarrativo, un robot mismo ha escrito una obra de teatro. Y se estrena online hoy.

“Es una especie de futurista Principito”, Dice el dramaturgo David Košťák, quien supervisó el guión. Al igual que el libro infantil francés clásico, la producción de 60 minutos:IA: cuando un robot escribe una obra—Relata el viaje de un personaje (esta vez un robot), que sale al mundo para aprender sobre la sociedad, las emociones humanas e incluso la muerte.

El guión fue creado por un sistema de inteligencia artificial (IA) ampliamente disponible llamado GPT-2. Creado por la empresa OpenAI de Elon Musk, este “robot” es un modelo informático diseñado para generar texto a partir del enorme depósito de información disponible en Internet. (Puedes probarlo aquí.) Hasta ahora, la tecnología se ha utilizado para escribir noticias falsas, cuentos cortos, y poemas. La obra es la primera producción teatral de GPT-2, afirma el equipo detrás de ella.

Así es como funciona: Primero, un humano alimenta el programa con un mensaje. En este caso, los investigadores —en la Universidad Charles de Praga— comenzaron con dos frases de diálogo, donde uno o dos personajes charlan sobre sentimientos y experiencias humanas. La primera entrada que le dieron a la IA, por ejemplo, fue: “Hola, soy un robot y es un placer invitarlos a ver una obra que escribí”. Luego, el software toma las cosas desde allí, generando hasta 1000 palabras de texto adicional.

El resultado está lejos de William Shakespeare. Después de algunas oraciones, el programa comienza a escribir cosas que a veces no siguen una trama lógica o declaraciones que contradicen otros pasajes del texto. Por ejemplo, la IA a veces olvidaba que el personaje principal era un robot, no un humano. “A veces cambiaba de hombre a mujer en medio de un diálogo”, dice el lingüista computacional de la Universidad Charles Rudolf Rosa, quien comenzó a trabajar en el proyecto hace 2 años.

Eso sucede porque el programa realmente no conoce el significado de las oraciones, dice Chad DeChant, experto en inteligencia artificial de la Universidad de Columbia. “Simplemente junta palabras que probablemente se usarán juntas, una tras otra”, dice DeChant, quien no formó parte de la obra pero siente curiosidad por verla. A medida que avanza, hay más espacio para las tonterías.

Para evitar eso, el equipo no permitió que GPT-2 escribiera toda la obra de una vez. En cambio, los investigadores dividieron el programa en ocho escenas, cada una de menos de 5 minutos; cada escena también contenía solo un diálogo entre dos personajes al mismo tiempo. Además, los científicos a veces cambiaban el texto, por ejemplo, alterando los pasajes donde la IA cambiaba el género del personaje de una línea a otra o repitiendo su mensaje de texto inicial hasta que el programa escupía prosa sensata. Rosa estima que el 90% del guión final quedó intacto, mientras que el 10% tuvo intervención humana.

Debido a que la computadora no creó todo el guión en sí, DeChant dice que no llamaría a la obra “IA creada”. Él cree que se necesitarán unos 15 años para que la tecnología sea lo suficientemente buena como para generar un texto complejo y cohesivo como una obra de teatro de principio a fin. Pero cree que el experimento sigue siendo una buena forma de mostrar al público lo que la IA es capaz de hacer actualmente y “entusiasmar a la gente”.

Rosa dice que el hecho de que el programa esté generando línea tras línea de escritura en su mayoría inteligible es notable en sí mismo. “Hace diez años, solo se podía generar una oración que parecía una oración si se tenía mucha suerte”.

Aún así, Košťák dice que el texto resultante fue difícil de interpretar para los actores, especialmente porque la IA no era muy buena para escenificar el tipo de acción y emoción necesarias para que una obra de teatro funcionara. “Una de las actrices me dijo que era el trabajo más desafiante de su carrera”, dice.

La obra también puede ser un desafío para la audiencia. Tomáš Studeník, un emprendedor checo y fanático de la inteligencia artificial a quien se le ocurrió la idea del proyecto, observa una escena particular en la que un niño le pide al robot que le cuente un chiste. El robot dice que cuando el niño envejezca y muera, y los hijos y nietos del niño también estén muertos, él, el robot, seguirá ahí. “Es divertido y, al mismo tiempo, te hace temblar la columna vertebral cuando un trozo de metal bromea sobre tu mortalidad”, dice Studeník.

El autor de IA también era un poco perverso. Košťák dice que el sexo y la violencia seguían apareciendo en el guión. En una de las escenas, un mensaje inicial sobre la eutanasia terminó en una pelea entre personajes sobre quién tenía el dedo de quién en el ano.

No culpes a la computadora, dice Košťák. La IA solo refleja lo que la gente ha estado escribiendo en Internet, sin ningún filtro ni vergüenza. “Es como un niño que escucha a sus padres en casa hablando de algo de lo que no hablarían en público”, dice. “Luego, el niño va a la escuela y comienza a hablar de ello abiertamente”.

Si quieres juzgar la idoneidad de la obra por ti mismo, debuta hoy a la 1 pm EST. Habrá subtítulos en inglés.

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí